latest saint catechism season scripture language category date topic popular featured liturgical print workbook misc cds lectures bundles dvds studyprograms play-video download play-audio circle-speech-bubble link-icon wof-icon podcast homily video article circle-search circle-book pointer-up pointer-right pointer-left chev-up chev-down chev-right chev-left pointer-down arrow-right arrow-left arrow-up arrow-down share exclam calendar close bullet-on bullet-off am search_thin menu cart twitter pinterest tumblr sumbleupon google-plus facebook instagram youtube vimeo flickr
Menu
Print Back to Articles

Nueva York, el aborto, y un atajo hacia el caos

by Bishop Robert BarronJanuary 27, 2019

Fue la celebración lo que dolió especialmente. En el 46° aniversario de la decisión de Roe vs. Wade, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, convirtió en ley un protocolo que da acceso prácticamente irrestricto al aborto, permitiendo el asesinato del no nacido hasta el momento del parto. Apenas ratificado, los legisladores y partidarios corearon, gritaron, apoyaron y desplegaron un deprimente júbilo similar al que explotó en Irlanda cuando un referéndum legalizó el aborto el año pasado. Por supuesto, salió a relucir toda esa retórica acerca de los derechos de las mujeres, salud reproductiva y empoderamiento, pero ¿quién puede ser tan ciego para no ver lo que está en juego? Si un niño, que duerme tranquilamente en su moisés en casa de sus padres fuera brutalmente asesinado y desmembrado, todo el país estaría justamente indignado, y clamaría por una investigación sobre el asesinato. Pero ahora una ley en Nueva York confirma que el mismo niño puede ser extraído impunemente, momentos antes de nacer, con fórceps del vientre de su madre donde descansaba en paz. Y la policía no podrá ser convocada; al contrario, parece que el asesinato es una excusa para celebrar.  

Una ideología, en sentido negativo, es un marco conceptual que nos ciega a la realidad. El propósito de todo sistema de ideas, por supuesto, es el de dar luz, el de traernos más cerca a la verdad de las cosas, pero una ideología hace lo contrario, oscureciendo con éxito la realidad, distanciándonos de la verdad. Los términos populares antes mencionados son las marcas de la ideología, sus cortinas de humo. O, por usar la terminología de Jordan Peterson, el parloteo del demonio, la bulliciosa distracción del padre de la mentira. Recuerdo que, durante la campaña presidencial del 2016, Hillary Clinton fue cuestionada varias veces sobre si el niño en el vientre, minutos antes de nacer, tenía derechos constitucionales, y esta extremadamente inteligente, experta y astuta política decía una y otra vez, “Eso es lo que dicta nuestra ley”. Por tanto, por el mero accidente de su localización, un niño no nacido puede ser troceado, y el mismo niño, momentos después y en los brazos de su madre, debe ser protegido con toda la fuerza de la ley. Que muchos de nuestros líderes políticos no pueden o no quieren ver cuan ridículo es esto, solo puede ser el resultado de un adoctrinamiento ideológico.

Mientras veía una grabación de Andrew Como firmando esta repulsiva ley, mi mente fluía de vuelta a 1984 y a un auditorio en la Universidad de Notre Dame donde el padre de Cuomo, Mario—también gobernador de Nueva York por entonces—emitía un famoso discurso. En su larga e intelectualmente sustancial charla, el gobernador Cuomo se presentó a sí mismo, convincentemente, como un católico practicante, convencido en conciencia de que el aborto era moralmente indignante. Pero también hizo una fatídica distinción que ha sido explotada por políticos liberales católicos durante los últimos treinta y cinco años. Explicó que, aunque estaba personalmente en contra del aborto, no estaba dispuesto a desplegar medios legales para abolirlo o limitarlo, pues él era el representante de toda la gente, y no solo de aquellos que compartían sus convicciones católicas. Pero la distinción no es legítima, lo cual es evidente cuando hacemos una analogía con otros asuntos públicos de gran importancia moral: “Estoy personalmente en contra de la esclavitud, pero no tomaré acción legal alguna para limitarlo o abolirlo”; “personalmente, encuentro las leyes tipo Jim Crow repugnantes, pero no aplicaré estrategias legales para revertirlas”; etc. Pero al final, Mario Cuomo al menos se declaraba sumamente conflictuado, angustiado, deseoso de apoyar la ley del aborto solo como una lamentable necesidad política en una democracia pluralista.

Pero en solo una generación, hemos pasado de la tolerancia reluctante a la celebración desfasada, del conflictuado Mario al exultante Andrew. Hay una simple razón para esto. Una religión privatizada, una que nunca se encarna en gestos, comportamientos y compromisos morales, se evanece rápidamente. Las que una vez fueron poderosas convicciones, si nunca fueron expresadas concretamente, evolucionan de la noche a la mañana en piadosas veleidades, para desaparecer del todo al final. En la magnífica obra de Robert Bolt sobre Santo Tomás Moro, Un Hombre para la Eternidad, encontramos un locuaz diálogo entre el Cardenal Wolsey, un político inmoral y duro de roer, y Moro el santo. Wolsey lamenta, “Eres una constante decepción para mí, Tomás. Si solo pudieras ver los hechos tal y como son, sin todos esos escrúpulos, con solo un poquito de sentido común, podrías ser un hombre de estado”. A lo que Moro respondió, “Bueno…creo que cuando los hombres de estado se olvidan de la propia conciencia para atender sus deberes públicos…guían sus países por un atajo al caos”. Abandonar las convicciones de la propia conciencia en el ejercicio de los deberes públicos es precisamente el equivalente a “Estar personalmente en contra, pero no estar dispuesto a tomar decisiones concretas para instanciar dicha oposición”.

Y este abandono—evidente en el discurso de Mario Cuomo en 1985—ha llevado realmente al caos por un atajo, que se evidencia en la alegre celebración de Andrew Cuomo sobre una ley que permite el asesinato de niños.