Amigos, hoy celebramos la fiesta de San José.

Cada episodio de la vida de José es una crisis. Descubrió que la mujer con la que estaba comprometido estaba embarazada. 

Decidió divorciarse de ella en silencio, pero luego el Ángel del Señor apareció en un sueño y le explicó el embarazo. Entonces José entendió lo que estaba sucediendo en el contexto de la providencia de Dios y tomó a María como su esposa.

Luego, al descubrir que el niño estaba en peligro mortal, José lleva a la madre y al bebé en un peligroso viaje a un país desconocido. Cualquiera que se haya visto obligado a mudarse a una nueva ciudad sabe la ansiedad que José debe haber sentido. Pero José va porque Dios lo había mandado.

Finalmente, escuchamos que José busca desesperadamente a su hijo perdido de doce años. En silencio, llevando al niño a casa, una vez más deja de lado sus sentimientos humanos y confía en los propósitos de Dios.

Lo poco que sabemos sobre José es que experimentó desamor, miedo a la muerte y la ansiedad más profunda de un padre. Pero en cada momento interpretó lo que sucedía como un teo-drama, y no como un ego-drama. Esta actitud es lo que hizo que José sea patrono de la Iglesia universal.