Amigos, el Evangelio de hoy es sobre la parábola del hombre rico y Lázaro. Había un hombre rico “que se vestía de púrpura y telas finas y banqueteaba espléndidamente cada día”, mientras en la puerta de su casa yacía un pobre hombre llamado Lázaro, “ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico”.

A Dios no le agrada este tipo de desigualdad económica, y lo consume la pasión por arreglar las cosas. Este tema aparece en la Biblia y en la tradición cristiana, y se repite a lo largo de los siglos. A pesar de que nos hace sentir incómodos —y Dios sabe que así es, especialmente para aquellos de nosotros que vivimos en la sociedad más próspera del mundo— no podemos evitarlo porque está en todas partes de la Biblia.

Santo Tomás de Aquino dice que debemos distinguir entre el ser propietario y el uso de la propiedad privada. Tenemos derecho a ser propietarios, a través de nuestro arduo trabajo, a través de nuestra herencia. Eso es justo. Pero con respecto al uso de las cosas —cómo las usamos, para qué las usamos— entonces, dice Tomás, siempre debemos preocuparnos primero por el bien común y no por el nuestro. Esto incluye especialmente a aquellos como Lázaro que están en nuestra puerta: los que están sufriendo y los más necesitados.