Amigos, el Evangelio de hoy nos enseña a cómo amar a otros con el amor de Dios. Encontramos gozo y alegría solo en Dios, porque nuestras almas están conectadas a Dios. Pero aquí está el truco – y toda la vida cristiana se despliega en ello: Dios es amor … El amor es Dios. Dios se da a Sí mismo por los otros. Y esto significa que, paradójicamente, tener a Dios es ser lo que Dios es, y esto significa dar la vida.

Ahora vemos el vínculo entre la alegría y los mandamientos: “Les doy un mandamiento nuevo: amarse los unos a los otros. Como yo los he amado, así también deben amarse los unos a los otros”. Y ahora empezamos a entender las leyes, los mandatos y demandas de la Iglesia. Todas están diseñadas para hacernos más adeptos a la entrega. No robes, no mates, no codicies los bienes, o la esposa de tu prójimo; honra a tu madre y padre; alabar a Dios. Todos estos mandamientos, positivos y negativos, tienen el propósito de despertar y hacer posible el amor.

Hay que notar, por favor, que debemos amar con un amor divino apropiado: “Les he llamado amigos, porque les he contado todo lo que he oído de mi Padre”. Un mensaje radical, desmesurado, excesivo, completo.