Amigos, el Evangelio de hoy nos brinda la conversación que Jesús sostiene con algunos de los saduceos, para quienes no había vida después de la muerte. Prácticamente podríamos escuchar lo mismo de los labios del mundo secular hoy día. Pero Jesús no acepta nada de eso. Nos dice que los muertos ciertamente se levantarán. De lo contrario, ¿cómo pudo Moisés haber hablado de Dios como el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, todos los cuales habían muerto hacía tiempo cuando Moisés vivía? Sus existencias resucitadas, en continuidad, incluso la continuidad corporal, con todo lo que haya sucedido antes, serán transformadas, transfiguradas, elevadas.

Aquellos que se aferran a la resurrección del cuerpo son más efectivos para trabajar por la justicia y la paz en este mundo. Si eres completamente materialista y secularista, entonces crees que todo y todos, al final desvanece. Pero si crees en la resurrección del cuerpo, entonces todo en este mundo está destinado a la redención. Todo importa.