Amigos, hoy celebramos la festividad de Cristo Rey. En este día recordamos de qué se trata ser cristiano: que Jesús es realmente el Rey, el Señor de nuestras vidas. Él nos afirma que le pertenecemos completamente, que podemos decir junto con San Pablo: “Ya no soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí”. 

Si decimos otras cosas estamos dando vueltas acerca del cristianismo y realmente no lo estamos viviendo. Si hablamos sobre Jesús pero no nos sometemos completamente a Él, estamos perdiendo el tiempo al no tratarlo como el Rey de nuestra vida. Si lo dejamos entrar en una o dos habitaciones de nuestra casa pero no en todas, no es nuestro Rey. Jesús es nuestro Dominus, nuestro Señor —o no estamos entendiendo de qué se trata.