Amigos, hoy celebramos la fiesta de María Reina. María ha sido la portadora definitiva de la presencia divina, el Arca de la Alianza por excelencia. Cuando visitó a su prima Isabel, el pequeño Juan el Bautista saltó dentro del vientre de su madre, haciendo su propia versión de la danza de David ante el Arca.

La Reina Madre —como todos los monarcas de Israel— es una luchadora. Israel frecuentemente llevaba el Arca al campo de batalla. Fue famoso que los sacerdotes desfilaran por la ciudad de Jericó con el Arca, justo antes de que los muros se derrumbaran.

María Reina no es una fiesta sentimental. Cuando la gente bíblica hablaba de reyes o reinas, hablaba de guerreros. La pregunta que debemos hacernos es: ¿de qué lado estamos? Aquellos entrenados en la tradición espiritual jesuítica conocen la meditación de los “dos estándares”, lo que nos obliga a tomar una decisión simple: ¿a cuál ejército sirves?

Luchamos, por supuesto, no con las insignificantes armas del mundo sino con las armas del Espíritu; peleamos por Dios. Así que no solo honres y reconozcas a María Reina, incorpórate a su ejército.