Amigos, en el Evangelio de hoy escuchamos un pasaje de Isaías que hace eco del Bautismo de Jesús: “Este es mi Servidor, a quien elegí, Mi muy querido, en quien tengo puesta Mi predilección”.

En la tradición filosófica griega Dios es el bien supremo alrededor del cual gira todo en el universo. Pero que el principal motor de Aristóteles se incline hasta el nivel de una criatura y se mueva hacia ella, sería impensable. Y en el contexto judío, la santidad absoluta de Dios es constantemente contrastada por la pecaminosidad humana. Por ello, que ese mismo Dios se haga cargo de la miseria de las criaturas y se mantenga cerca de ellas, no es posible.

Sin embargo, en Cristo, es el mismo Dios que se mueve hacia las criaturas, toma sus miserias y se mantiene a su lado. ¿Por qué? Porque Dios ha venido a perdonar los pecados. Este es el corazón y alma, el comienzo y final de la revelación cristiana. Con qué frecuencia se irradian palabras y gestos de perdón en Jesús, y cuán central es el perdón en la liturgia. “Esta es la copa de Mi Sangre…que será derramada para que los pecados sean perdonados”.

Esta es la razón por la cual “no quebrará la caña doblada y no apagará la mecha humeante”. Dios no ha venido para acabar con aquellos que se han perdido espiritual y moralmente, sino para estar con ellos en total solidaridad.