Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús identifica como madre y hermanos a quienes hacen la voluntad de Dios. 

La actitud adecuada en presencia del Dios salvador es obediencia y consentimiento, imitando Sus acciones, respondiendo a Sus mandamientos, haciendo lo que Él nos diga. Vivir la buena vida no es finalmente una cuestión de autonomía sino de obedecer mandamientos: “Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en Mi amor, como Yo cumplí los mandamientos de Mi Padre y permanezco en Su amor”. 

Ahora bien, escuchar los mandamientos está estrechamente relacionado con el amor de Aquél que los imparte, y dado que el amor no es otra cosa que querer el bien del otro, la obediencia sobre la que Jesús habla es una sumisión a Aquél que quiere enormemente todo lo mejor para el sometido. 

Cuando, a través de la fe, vemos cada momento y criatura como un ingrediente del plan divino, vivimos en sumisión gozosa y con una sensación de asombro. ¿Qué está haciendo ahora Dios por mí? ¿Qué camino me está abriendo? ¿Por qué justo ahora Dios me envía esa persona, esa prueba, ese placer?