Amigos, en nuestro Evangelio de hoy Juan el Bautista da testimonio del Espíritu Santo en el Bautismo de Jesús. 

El Bautismo es el momento en que el Espíritu Santo nos saca de este mundo caído y nos lleva a un mundo nuevo. Y con esto en mente, podemos entender la relación entre el Bautismo y los otros sacramentos. El Bautismo es un nacimiento en el orden espiritual, el comienzo de una vida propiamente espiritual. Los otros sacramentos representan requisitos de esa vida. 

Por ejemplo, un ser vivo necesita ser alimentado. Este es el papel que juega la Eucaristía. ¿Ves ahora por qué solo las personas bautizadas pueden recibir la Eucaristía? Si no estás vivo, no tiene sentido alimentarte.