Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús nos dice que Él es el Pan de Vida y promete vida eterna a todos los que crean en Él. 

Muchos de los Padres de la Iglesia caracterizaron la Eucaristía como una comida que inmortaliza a quienes la consumen. Entendieron que, si Cristo está realmente presente en los elementos Eucarísticos, el que come el Cuerpo y bebe la Sangre del Señor se configura con Cristo de una manera mucho más que metafórica. La Eucaristía, concluyeron, Cristifica y, por lo tanto, eterniza. 

Si la Eucaristía no fuera más que un símbolo, este tipo de lenguaje sería una tontería. Pero si la doctrina de la Presencia Real es verdadera, entonces la eternización literal del receptor de la Comunión debe ser mantenida. 

Pero ¿qué implica esta transformación en términos prácticos? Implica que toda la vida de uno —cuerpo, psiquis, emociones, espíritu— se ordena a una dimensión eterna. La persona Cristificada sabe que su vida no se trata finalmente de él sino de Dios; la persona Eucarística entiende que su tesoro se encuentra arriba y no aquí abajo. La riqueza, el placer, el poder, el honor, el éxito, los títulos, incluso las amistades y las conexiones familiares se relativizan a medida que se abre la gran aventura de la vida con Dios.