Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús está en la sinagoga de Cafarnaúm y expulsa un espíritu impuro y maligno que estaba dentro de un hombre. Él quiere realizar la misma limpieza en nuestras vidas.  

Lo que Dios pretendió desde el principio es que nuestros corazones sean templos de Su presencia. Por ello Cristo viene a nuestro mundo. ¿Y qué es lo que encuentra? Encuentra que el templo de nuestro corazón ahora está lleno de todo tipo de cosas que no son del poder divino. Encuentra dinero, éxito mundano, la estima de los demás, el sexo — todo ello que ahora ha ocupado el lugar que le pertenece a Dios. Por lo tanto, cuando Cristo viene a tu vida siempre tendrás que realizar algo de limpieza. 

Fulton J. Sheen habló una vez sobre el “poder expulsivo” de Cristo. Cuando lo colocas en el centro de tu alma expulsará todas esas cosas que no pertenecen a ese centro y hará que encuentren su lugar apropiado. 

Y así, Jesús, el guerrero no violento, Jesús el juez, la propia mente de Dios, viene a nuestros corazones cuando lo invitamos a través de la conversión. Y tendrá autoridad y poder limpiador.